Lista de eclipses del año 2019

 

 

6 de enero a las 2,28 AM

Eclipse solar parcial

Sol y Luna a 15,25 de Capricornio

 

21 de enero a las 06,16

Eclipse Total de Luna

Sol a 0,51 Acuario y Luna a 0,51 Leo

 

2 de julio a las 21,16

Eclipse Total de Sol

Sol y Luna a 10º37,33 de Cáncer

 

16 de julio a las 23,38

Eclipse Lunar parcial

Sol 24,04 Cáncer

Luna 24,04 Capricornio

 

11 de noviembre 16,21

Tránsito Mercurio retrógrado

Sol y Mercurio a 18,55 Escorpio

 

26 de  diciembre 06,13

Eclipse Solar Anular

04º06,51 Capricornio

 

La recomendación para esos días es estar lo más atento posible a uno mismo, facilitándolo con una dieta ligera y una regulación de las actividades que permita permanecer en un estado de tranquilidad.

Jyotish, la ciencia de la luz

En la India, a la astrología se la llama Jyotish: la ciencia de la luz. Según los Vedas, es el conocimiento mediante el cual la inteligencia cósmica se revela a través de la luz.

En nuestro organismo, el ojo es el que nos permite captarla, reconociendo lo que hay en el exterior.

El ojo tiene un mecanismo perfecto, de altísima precisión, que se ocupa de enfocar hacia donde posamos nuestra mirada y envía esa información al cerebro. El ojo depende de la luz. Si no hay luz, bien sea eléctrica, del fuego, del sol o del tipo que sea, no hay información visual.

Es interesante observar que el ojo es igual al símbolo astrológico del Sol:

Por lo tanto, nuestra mirada está relacionada con el Sol.

 

 

También lo están nuestra vitalidad, nuestra identidad y nuestra individualidad (sol-edad). Cuando decimos “Yo” señalamos a nuestro pecho, al que sentimos de alguna manera el centro de nuestra vida y de nuestra identidad.

Leer más

CURSOS DE ASTROLOGÍA INTENSIVOS ONLINE (INICIO 26/11 lunes y 29/11 jueves)

 

Presentación:

La astrología está considerada por las tradiciones herméticas occidentales una de las claves más importantes para la comprensión del universo. Su estudio nos permite percibir algunos misterios del funcionamiento de la vida y del individuo.

Durante el curso te acompaño en un apasionante viaje a través del zodiaco. Cuarenta años de estudio y práctica activa de la astrología me permiten llevar a cabo esta formación.
Se realiza de forma intensiva durante un año y tiene como propósito preparar a la persona para que le sea posible profundizar por su cuenta en el estudio de la astrología. El universo astrológico es muy rico en investigaciones de muchas personas en todo el mundo y una buena base nos permitirá comprenderlos. Las posibilidades de aprendizaje de esta ciencia tan apasionante son infinitas. Leer más

La mirada astrológica

 

A medida que estudiamos astrología se nos revela que verdaderamente hay una relación entre lo que ocurre en el cielo y lo que vivimos. Tomar conciencia de esta relación nos muestra, sin lugar a dudas, que hay un orden en la existencia y que formamos parte de él.

A un astrólogo no se le pasará por alto que esta es una experiencia jupiteriana y que el lugar con el que tal evento tiene afinidad es la casa 9. Si la toma de conciencia es repentina, estará Urano involucrado, si nos ayuda a sentir pertenencia a una totalidad, tendrá una fuerte relación con Neptuno, si forma parte de un proceso de tomar responsabilidad, será Saturno quien formará parte de la experiencia… Así podemos ver, partiendo desde lo general a lo particular, lo que un astrólogo verá al mirar la carta y observar cómo se relacionan los planetas y todos los elementos de un tema.

No olvidemos que en la carta astral siempre está presente todo, lo que nos muestra que, a fin de cuentas, todo siempre tiene relación con la totalidad de este universo. La mirada astrológica permite abarcar más y más a medida que vamos introduciéndonos en el estudio de las cartas astrales de las personas y de los eventos. Nos permite tener un pequeñísimo y humilde indicio del sentido de la existencia.

La pulsación entre el ser humano y el universo

El universo pulsa.
Pulsamos con el universo mediante los movimientos de Prâna y Apâna. Nuestra exhalación respecto al universo es Apâna y la inhalación Prâna. Y del universo hacia el individuo Apâna es la inhalación y Prâna es la exhalación.
En el plano físico, Prâna es el oxígeno y Apâna el carbono: se trata de los principios del Sol y Saturno, vida y muerte.
En las antiguas escuelas espirituales, “Ham” representa a Apâna y “So” a Prâna. Las palabras simba (león), hamsa (cisne) o el mantram so ham tienen que ver con este movimiento. Se puede experimentar sintiendo el sonido “so” al inspirar y el sonido “ham” al exhalar.
El impulso de la inspiración se produce a través de los nervios alrededor del ombligo. En el cuerpo de un yogui esta es la zona Virgo-Escorpio. Antes de los 7 años, Libra todavía no ha separado este gran signo que comprendería Virgo y Escorpio. A partir de esa edad, Libra separa estos dos signos, separando las consciencias del ser humano interior y exterior. Es a lo que se denomina Mâya.
Respecto a la exhalación, es controlada por los nervios alrededor de la zona respiratoria y bucal. Se trata de la zona Cáncer-Tauro en el yogui y Géminis en los demás.
El punto de equilibrio, Samâna, se encuentra por debajo de las costillas, por encima del ombligo, en la zona del diafragma. Se trata del asiento del león. El sello de Leo representa a esa cueva sobre la que se asienta el león. Ahí se asienta en reflexión el ser humano perfecto, representado por Acuario.
Trabajando conscientemente en ese movimiento, el hombre desciende periódicamente a la materia para elevar los elementos de su reino inferior. Así elimina los signos de Libra y Géminis llevando al ser humano al estado yóguico.

Así lo explica el autor Ekkirala Krishnamacharya en su libro “Astrología espiritual”

Por el camino encontramos las respuestas

 

 

Cuando “encontrar qué está en conflicto” se convierte en un bocado que creo que necesito:

Cuando intentamos encontrar el conflicto que originó una “enfermedad”, nos podemos acabar adentrando en un nuevo conflicto, en este caso de bocado, especialmente si creemos que podemos morir si no conseguimos ese bocado “¿cuál es el conflicto?” Es una pregunta habitual en el entorno de la Nueva Medicina Germánica. Casi siempre nuestra pregunta parte de la suposición de que estamos haciendo algo mal, por lo que “tengo que hacer algo para resolver esto”.

Está claro que si sabemos que la causa de nuestro problema está en un conflicto que estoy viviendo hemos de indagar acerca de todo lo que nos ha sucedido a fin de resolver el conflicto. Sin embargo, el hecho de que consigamos dilucidar esa causa no dependerá de cuán obsesivamente busquemos. De hecho, la búsqueda desesperada a veces nos aleja de la información que buscamos. La necesidad no acostumbra a ser un buen camino hacia la comprensión.
Si observamos nuestra vida, cuando hemos tenido momentos de comprensión ésta ha aparecido normalmente de repente y nadie nos ha tenido que convencer de nada. De repente todo se comprende, como cuando pones una pieza en un puzle y todo encaja. Cuando intentas hacer un puzle es esencial para ir avanzando tener la mente tranquila e ir probando. Si te desanimas porque nada encaja te atrasas, forzando piezas o cometiendo errores.

Leer más

El DHS: El suceso que inicia nuestras “enfermedades”

 

 

Cuando intentamos comprender de qué se trata esta nueva visión acerca de la salud, nos damos cuenta de que un factor esencial es el DHS, el Síndrome de Dirk Hamer.

El doctor Hamer lo llamó así porque se dio cuenta de la muerte de su hijo inició un proceso biológico en su vida, lo que habitualmente llamamos enfermedad. Tras investigar de manera metódica y exhaustiva, vio de manera muy evidente que toda enfermedad se iniciaba con un evento imprevisto, salvo lógicas excepciones circunstanciales como envenenamientos, traumatismos y carencias nutricionales extremas.

 

¿Cómo sucede un DHS?

 

 

De repente, nos sucede algo ante lo que nos sentimos sobrepasados. No tenemos una respuesta inmediata ante ello y supone un reto biológico para nosotros. De alguna manera supone un peligro para nuestra supervivencia, la de nuestra especie o de nuestro grupo. Leer más

¿Qué actitud tenemos frente a lo que nos sucede en la vida?

A menudo podemos ver dos formas de actuación extremas representadas por dos tipos de personas.

Por un lado, tenemos a los que son esencialmente dominados por su mente y han de resolver todo por la fuerza hasta que las cosas salgan correctamente. Son lo que llamamos “personas fuertes” porque acostumbran a ser extremadamente dominantes. Son personas admiradas socialmente porque se las siente “capaces”. Están siempre enfocadas a resolver problemas y su vida es extremadamente estresante, siempre en combate activo. A su lado, los demás acostumbran a decrecer, porque en su afán de resolverlo todo resuelven también lo de los demás y no les permiten experimentar por sí mismos ni equivocarse, en base evidentemente a lo que ellos consideran correcto. Sus hijos normalmente acaban o bien siendo sumisos o personas que están constantemente en guerra porque no les permiten experimentar por sí mismos y se sienten permanentemente contrariados a nivel muy profundo. Leer más

La vivencia del zodiaco

En todo momento podemos trazar un círculo imaginario a nuestro alrededor donde se unen el cielo y la tierra. Se trata del horizonte. Ese círculo siempre es relativo a quien lo observa, de manera que la salida y puesta de sol son relativas a ese observador situado en un cierto punto.

Además del horizonte, el ser humano ha observado una línea por la que va pasando el sol a lo largo de un año en un fondo de estrellas que forman siempre los mismos dibujos, salvo unos pocos cuerpos luminosos que se mueven entre ellas. Ha llamado a esa línea “eclíptica”, porque es la zona donde ha observado que suceden los eclipses. Alrededor de esa eclíptica ha imaginado una franja de 18º, 9º por encima y 9º por debajo, en cuyo interior va pasando el sol, a través de ciertos dibujos que forman las estrellas entre ellas: el zodiaco.

El plano de esta línea que llamamos eclíptica está inclinado respecto al ecuador del planeta en aproximadamente 23,45º y es lo que causa la sucesión de las estaciones.

 

 

El aparente recorrido del sol y el resto de objetos estelares por la franja zodiacal ha sido estudiado por miles de años por los sabios videntes y sus propiedades son lo que se ha resumido en números, historias, colores… de los signos. Para quienes lo han contemplado, ciertas formas de animales y seres del zodiaco contienen las claves de los acontecimientos periódicos que se repiten durante la vida de esta creación. No se trata de formas aleatorias carentes de significado, como podría creerse. Leer más

Ante la pérdida de un ser amado

Durante mi infancia tenía dos compañeros de juego: mi hermano Santi y mi tío Ángel. Los tres teníamos prácticamente la misma edad: mi hermano era del 61 y mi tío y yo del 62.
Con mi hermano siempre capitaneando trepábamos a todas partes, nadábamos lejos y nos pasábamos la vida encima de los árboles, comiendo fruta a manos llenas. Cuando me daba miedo algún riesgo él me azuzaba para superarlo. Así viví muchas aventuras y aún guardo las cicatrices de muchas de ellas, algunas físicas y otras anímicas, como cuando me caí al agua y tuvieron que rescatarme con una red. Mi hermano vivió siempre experimentando a intensamente la vida y fue el mejor maestro que he tenido con respecto a no dejar que el temor me impida llevar adelante lo que decido.

Sentía a Santi como un guerrero valiente y en las noches inciertas y oscuras me iba a dormir con él. Siempre me acogía a su lado.


Una tarde de diciembre aprendí que la vida cambia cuando menos lo esperas. Pensamos que lo que tenemos en el presente estará con nosotros para siempre, pero nunca sabemos lo que tendremos realmente al día siguiente. Leer más