¿Qué actitud tenemos frente a lo que nos sucede en la vida?

A menudo podemos ver dos formas de actuación extremas representadas por dos tipos de personas.

Por un lado, tenemos a los que son esencialmente dominados por su mente y han de resolver todo por la fuerza hasta que las cosas salgan correctamente. Son lo que llamamos “personas fuertes” porque acostumbran a ser extremadamente dominantes. Son personas admiradas socialmente porque se las siente “capaces”. Están siempre enfocadas a resolver problemas y su vida es extremadamente estresante, siempre en combate activo. A su lado, los demás acostumbran a decrecer, porque en su afán de resolverlo todo resuelven también lo de los demás y no les permiten experimentar por sí mismos ni equivocarse, en base evidentemente a lo que ellos consideran correcto. Sus hijos normalmente acaban o bien siendo sumisos o personas que están constantemente en guerra porque no les permiten experimentar por sí mismos y se sienten permanentemente contrariados a nivel muy profundo. Leer más

¿Sabemos realmente lo que damos?

Nos queda claro a todos que para estar en esta vida tenemos que obtener los recursos que nos mantengan vivos y con una calidad de vida suficiente. Si esos recursos no vienen de una situación natal aventajada, nos vemos ante el reto de tener que buscar cómo “ganarnos” la vida, de manera que desde que tenemos una cierta edad nos empezamos a preguntar cual es nuestro lugar en este mundo y qué vinimos a ofrecer.

Una parte de la humanidad, especialmente en occidente, está pasando de una etapa en la que trabajaba para alguien a hacerlo para su propia empresa. De manera que actualmente están surgiendo cientos de webs de negocios online. También vemos decenas de anuncios de cursos o talleres en los que se pretende ayudarnos a tener más paz y gozo en nuestra vida.

Cuando miras una web te das cuenta en seguida de cuando se trata de algo ofrecido desde un genuino conocimiento del tema o simplemente se trata de alguien que vio una oportunidad de negocio y quizá tuvo los recursos para llevarla a cabo.  No tengo ninguna objección moral en contra de ello, pero se tiene que tener claro que el resultado que va a obtener la persona que “compre” ese producto no va a ser de calidad, porque el objetivo que en teoría se fue a buscar no es el que se va a encontrar. Leer más

¿Qué implica confiar en los demás?

Cuando entras en las redes sociales encuentras a menudo comentarios afirmando lo idiotas que son los demás y sugiriendo que se es más inteligente y despierto y que se posee el conocimiento acerca de cómo deberían ser las cosas.

Se utilizan frases como: “sé tu mismo”, “escucha a tu propio Ser”, “síguete a ti mismo”…

Sin embargo, al encontrarse realmente frente al otro, se le rechaza directamente si no sigue los modelos ideales. Le imponemos nuestra teoría y nos permitimos tratarlo de borrego, idiota, dormido…

La verdad es que viendo esas actitudes te planteas qué tipo de mundo crearían esas personas si tuvieran poder, porque se sienten superiores y creen que tienen potestad para tratar al otro de imbécil. Puedes imaginarlos como padres o parejas realmente difíciles.

Leer más

Donde empiezan las preguntas

Donde nacen las preguntasTodos los días se nos plantean situaciones que nos piden una explicación. Pueden ser pequeños retos o enormes misterios. Así, vivimos pequeños ciclos que se inciciaron con una cuestión cuya respuesta viene rápidamente o grandes ciclos que tardan tiempo en ser aclarados. Si escuchamos atentamente, colocándonos a la distancia justa de la situación y yendo más allá de miedos y limitaciones, veremos que estos retos pertenecen a unas pocas cuestiones que se nos van planteando una y otra vez a lo largo de la vida, formando un entramado que lo relaciona todo y es nuestra historia. Paulatinamente nos vamos dando cuenta de que estas pocas cuestiones se manifiestan constantemente con diferentes actores y escenarios. Se nos repiten en el tiempo cronológico la causa profunda va más allá de este tiempo lineal. Leer más

Viviendo en comunión con los demás seres

Esta mañana paseábamos mi perro y yo tranquilamente.
Me resulta extremadamente placentero contemplar el jardín de una vecina porque es un lugar bellísimo. Es discreto, no esplendoroso aparentemente, pero si te paras a mirar te das cuenta de que la persona que lo cuida vive con gran sensibilidad y conocimiento del mundo vegetal. Detenerse en el límite del jardín y contemplar recibiendo los aromas de las flores es un maravilloso regalo que te sitúa en comunión con los demás seres al instante.
Hoy vi que había florecido una mata de margaritas muy grandes. Me acerqué y me llamó la atención el centro de las margaritas. Atrajo mi atención y lo contemplé, con una sensación de intensa intimidad.
Viviendo en comunión. Margarita. Imagen
Lo observé y me di cuenta de cómo aquel centro de una geometría tan perfecta me estaba modificando internamente. Al lado hay un madroño y vi de que habían salido ya frutos. Tomé uno y lo saboreé.  Y ahí, al lado de mi perro, saboreando el fruto del madroño y contemplando el centro de una margarita me di cuenta de que a medida que vamos poniéndonos en comunión con los seres que nos rodean regresamos a la paz, al amor más profundo, a donde todo tiene sentido. Y no fue una experiencia racional, sino algo más allá de la razón. Simple percepción de lo que Es realmente. Es difícil traducirlo en palabras. Leer más

Hechizos

Algunas situaciones de nuestro día a día contienen elementos que nos resultan desagradables. Notamos que es así pero no pensamos en ello hasta que la irritación va en aumento y empezamos poner más atención en ello, adoptando una actitud lo más libre posible de prejuicios que va dejando a la vista el esqueleto de lo que nos irrita.
Así, llega un momento en que se empieza a aclarar qué es lo que nos molesta realmente. El instinto nos habla a través de esa sensación desagradable dándonos la oportunidad de comprender que algo de nuestro quehacer diario no está yendo en la dirección que necesitamos.
Así me sucedía particularmente cuando acudía a los supermercados y veía a la gente comprar. El ruidito de los plásticos entrando en el carrito me resultaba muy desagradable. Un día me di cuenta de que aquello que introducían en sus carritos, aunque técnicamente podamos llamarlo alimento, sólo cubre necesidades de un cierto rango. La irritación ante aquel desagradable ruidito me estaba hablando de algo que realmente actúa como símbolo de una gran mentira acerca de nuestras creencias respecto a los alimentos. Leer más

Dedos detectafallos

Leí alguna vez que cuando señalamos algo, un dedo apunta hacia fuera, pero tres apuntan hacia nosotros mismos. Y pasan los días, las semanas, los meses o los años en ese día constante en el que vivimos y lo de los tres dedos se convierte en casi una ley universal. A poco que observemos qué pasa en  nuestro universo, tanto externo como interno, encontramos constantemente aplicada “la ley”.
Dedosciegos
Una vez iba tranquilamente en coche con una amiga y nos reíamos de las tonterías que hace todo el mundo cuando va en coche. Una tras otra, nuestras afiladas mentes iban repasando la lista de errores habituales enlazándolos con perfiles: egoísta, suicida, cegato… En esa especie de balanceo aparentemente saludable que es la crítica, nos reíamos alegremente de todos los molestos que se nos presentan en nuestro quehacer diario al volante. Leer más

Conocimiento y sabiduría

conocimientoysabiduriaEstamos transitando unos tiempos en los que lo terapéutico ha dejado de ser algo dominado por un pequeño grupo de personas y el conocimiento tanto del saber ancestral como de los descubrimientos actuales ha tenido la oportunidad de llegar a la mayoría de personas.
En esta sociedad y también en las del pasado encontramos terapeutas con capacidad para acompañar de verdad. Personas que han centrado su atención en lo que ocurre a la persona y los demás han puesto paulatinamente en sus manos su salud. Al mismo tiempo, encontramos personas que han adquirido conocimiento, ya sea en universidades, en cursos o en libros que se otorgan a si mismas el título de terapeutas o expertas pero es poco el conocimiento que ha sido realmente batallado y convertido en propio. Lo vemos especialmente en el mundo médico pero cada vez más también en el mundo terapéutico. Recuerdo que cuando era pequeña los curanderos que conocía eran personas muy sabias. Lo mismo ocurría en los saberes que ahora llamamos esotéricos: astrólogos, cabalistas, estudiosos de la historia que no se cuenta, de los mundos ocultos… Eran personas que habían tomado realmente en sus manos ese conocimiento, con la pasión propia del que realmente siente una llamada interna hacia ese estudio. Leer más

Las meditaciones multitudinarias

Meditaciones multitudinariasHace muchos años, una persona muy sabia en la India me dijo que la meditación es una de las herramientas más importante a la hora de generar energía. También comento: “¿por qué todo el mundo está obsesionado en tener más energía si no sabe usar la que tiene?”

Me di cuenta de que era un tema importante que a menudo no se tiene en cuenta. Fue mi primera toma de conciencia de lo que supone. Si una persona no sabe utilizar después correctamente esa energía es peor generarla, porque le va a dar problemas. Sé perfectamente de qué estoy hablando, porque como practicante durante décadas lo he podido experimentar en muchas ocasiones. A lo largo de estos años he conocido personas que incluso han llegado a enfermar a causa de energías generadas que no se sabían utilizar apropiadamente. Leer más

Dando vueltas al atajo

DANDO VUELTAS AL ATAJO

“ Diálogo de gitanos:
– ¿Cómo andas compadrito?-
– Dando Vueltas al atajo-”
Antonio Machado

Dando vueltas al atajoEstoy en la prueba 2. No sé en qué consiste ni adonde me lleva. Sufro, lloro, me angustio, me pongo histérica, me río, ¡me divierto! De golpe me doy cuenta de que ya estoy en la prueba 4. No sé en qué consiste ni adonde me lleva. Observo. Veo un mono. ¡Me retuerzo de risa! ¡Ridículo! ¡Ridículo! Ahora soy el mono. Me rasco el cogote. Pero no, ¡no! Ya no soy el mono. Soy un chorizo de Cantimpalos y estoy siendo devorado por aquel viejo desdentado que comía migas en Estriégana. ¡Uf! ¡No quiero! ¡Me resisto a ser masticada por el viejo!
Antes de que me de cuenta: ¡zas! Estoy en la prueba 14 y debo haber pasado varias pruebas mientras me entretenía siendo masticada.
¡Vaya experiencia! No sé en qué consiste ni adonde me lleva pero debo ser muy importante para estar en ella. Soy una estufa catalítica. ¡Qué importante! Doy calor a todos sin discriminar. Soy ancha, simpática, afectuosa. Me satisface ser una estufa catalítica. ¡Ha sido una gran idea ser una estufa catalítica! No sé en que prueba estoy pero me da igual, me siento querida. Mi bufido adormece al más despierto. Leer más